La Diálisis

Siempre tuve mucho miedo a quedar atado a una máquina de por vida

Pero… ¿Qué es la diálisis? En pocas palabras, es un tratamiento que le permite a los pacientes con grado avanzado de disfunción renal eliminar toxinas y líquidos del cuerpo, que los riñones, por la mala condición en la que se encuentran, no son capaces de hacer por ellos mismos.

Existen dos tipos de diálisis. En realidad existen más, pero a grandes rasgos, a mi me quedaron claro sólo dos: la hemodiálisis, y la diálisis peritoneal. Las dos tienen sus ventajas y desventajas, y siempre la decisión de una u otra depende del paciente, y los médicos sólo te indican -detalladamente- en qué consiste cada una de ellas y sus pros y contras sin emitir ningún tipo de opinión al respecto, para no influir en nuestra propia decisión.

Breve testimonio sobre mi experiencia durante el tratamiento de hemodiálisis.

El día que doy comienzo a mi tratamiento, me reciben en la puerta de Hemodiálisis del hospital Puerta de Hierro las enfermeras de allí (que dicho sea de paso, es el tope de gama de la enfermería: saben como tratar al paciente, como cuidarte y además su conocimiento de los procesos y herramientas es sencillamente espectacular) y cuando me preguntaron “¿Cómo estás?” la verdad es que me quebré… pero hablamos 5 minutos y en esos 5 minutos, me tranquilizaron e intentaron convencerme que todo iba a mejor: pero no les creí. Ingresé a quirófano, era una operación sencilla de 15 o 20 minutos que finalmente se alargó a casi una hora y media, porque había algún problema con la colocación del catéter. No me quiero quejar mucho, pero este momento fue uno de los más duros de mi vida.

El trato de los médicos y, sobre todo, de las enfermeras siempre fue excelente y muy profesional. Además podía trabajar: llevaba mi laptop conmigo, la ubicaba en la mesita, esperaba que me conecten a la máquina y a darle con todo al curro. Pero de todas formas yo había optado por la diálisis peritoneal y sabía que esto iba a durar poco, y tal vez eso me haya ayudado a engañarme un poco y a mantenerme optimista, la verdad no lo sé. Pero la realidad fue mejor aún: el trasplante llegó y hoy me permite escribir estas líneas, siendo viernes, desde casa, no desde el centro de diálisis.

sesión de hemodialisis

«Mi vida en diálisis»

Puedes leer la historia completa de mi vida como diabético en medium.com