Efemérides: a 99 años del descubrimiento de la insulina

Gracias a Dios hoy no dependo de eso para vivir, pero durante 36 años fue lo que me mantuvo con vida, a pesar de que putee muchas veces (sobre todo adolescente) por tener que usarla. A golpes se aprende, y al final de mi enfermedad aprendí a quererla, respetarla y agradecer el haber nacido en esta época, y no 110 años atrás. Te invito a conocer su historia.

Antes de este hallazgo científico que salvaría millones de vidas, no se sabía exactamente la causa de la diabetes y los que la padecían eran considerados enfermos terminales.

Es tan antigua como el hombre. Descrita en el siglo II D.C por Areteo de Capadocia como un proceso en el que los enfermos vertían su cuerpo a través de la orina. Consumidos. Vacíos. Diabetes fue el nombre que aplicaron.

En 1889, el físico alemán Oskar Minkowski ya había descubierto algunas pistas en torno a las causas de la diabetes al remover páncreas de perros.

Años después, Frederick Banting, mientras preparaba una clase en la Universidad de Toronto, Canadá, se topó con las investigaciones de Minkowski en donde vinculaba el mal funcionamiento del páncreas con la aparición de la diabetes.

La idea estuvo dando vueltas todo el día en su cabeza hasta que, en plena madrugada y sin haber podido dormir, se levantó y, en una especie de epifanía, anotó en un cuaderno sus primeras ideas en torno al tema.

El 14 de mayo de 1921 se puso a trabajar con Charles Best bajo la tutela del médico John Macleod, uno de los expertos sobre diabetes más importantes del mundo. Tras varios ensayos clínicos con perros, los científicos observaron avances en la salud de los animales enfermos y una reducción en los efectos de la diabetes.

«… consistió en extraer el páncreas de perros y esperar a que desarrollaran diabetes. Tras esto administraban “isletina”. Y observaron que la clínica mejoraba. Los animales veían descender la glucosa en sangre… «

Banting y Best habían confirmado su hipótesis.

Frederick Banting y Charles Best tuvieron la oportunidad de experimentar en humanos. El primer paciente fue un niño de 14 años, Leonard Thompson, que estaba a punto de morir por la diabetes. Tras recibir las inyecciones de insulina, el menor recuperó rápidamente las fuerzas y el apetito.

Luego del éxito obtenido, Banting comenzó a recibir solicitudes de decenas de diabéticos que querían participar como voluntarios. Todos reaccionaron positivamente a la insulina. El 27 de julio de 1921 dieron por exitoso el experimento y pocos días después escribieron las conclusiones finales. Por este descubrimiento Frederick Grant Banting recibió, en 1923, el Premio Nobel de Fisiología y Medicina, con apenas 32 años, siendo el científico más joven en haber recibido el premio en esa categoría.

Posteriormente, la Organización Mundial de la Salud escogió el día del nacimiento de Banting, el 14 de noviembre, para conmemorar el día Mundial de lucha contra la Diabetes.